Vamos a hablar acerca del pulido de pisos, un proceso a través del cual vamos a conseguir que el piso de cualquier hogar, oficina, despacho, local comercial, etc. luzca un aspecto totalmente renovado y limpio.

Cada uno de los materiales de los que se compone un piso tiene un tratamiento específico, por lo que es indispensable contar con la ayuda profesional que permita un manejo adecuado de estos recursos y que garantice que el resultado será duradero. Siempre es mejor la mano experta.

Las pulidoras de pisos son muy polivalentes, ya que se adaptan a prácticamente todo tipo de pisos, y entre los materiales más habituales encontramos:

  • Cemento
  • Loseta
  • Madera
  • Mármol
  • Mosaico
Mediante el mantenimiento y limpieza periódica que realicemos con la máquina, conseguiremos que los pisos decoren mucho mejor en cualquier comercio, oficina o incluso en el hogar, además de que lograremos que tenga una vida útil mucho más prolongada.

Un procedimiento de pulido es útil para:

  • Lograr un ambiente higiénico, al eliminar las manchas por residuos sólidos, líquidos y de distintos químicos, que en muchas ocasiones penetran en las losetas.
  • Dar más luz a las áreas, por lo que promueve una atmósfera cálida, relajada y distinguida.
  • Mantener las condiciones de los componentes del suelo y alargar su durabilidad.
  • Tener pisos lisos y limpios para el uso cotidiano en el hogar, en establecimientos públicos, oficinas, así como al poner en venta un inmueble.
  • Promover la preservación de los elementos. Se recomienda que el abrillantado se realice dos veces al año en lugares de gran afluencia, mientras que en otros puede ser solo una vez en el mismo período.